MICHELIN Viajes Descubra el mundo
Inicio > > > > > Hacia la democracia y Europa Grecia

Viajar a Grecia

¿Dónde dormir?

Ver los 4235 Hoteles Grecia

Hacia la democracia y Europa

Aumentar el mapa

Hacia la democracia y Europa

Los primeros años de la independencia griega fueron difíciles debido al enfrentamiento entre republicanos y monárquicos; por otra parte, las principales potencias europeas se interesaron de forma muy particular por el futuro del país. En lugar de cerrar las brechas abiertas, la imposición de la monarquía, que situó en el trono a un extranjero, abrió una era de inestabilidad constitucional que no terminaría hasta la adhesión a Europa, garantía de estabilidad democrática.


De Otón I a Jorge I

1833-1862 – Reinado de Otón I de Baviera.

1834 – Atenas, capital de Grecia. Fundación de la primera universidad estatal en 1837.

1854 – Guerra de Crimea: Grecia apoya a Rusia y provoca el desembarco franco británico en El Pireo.

1863-1913 – Reinado de Jorge I de Dinamarca, rey constitucional que ejerce una política pro británica.

1864 – Incorporación definitiva de las islas Jónicas a Grecia. Proclamación de una nueva constitución liberal. Jorge I se convierte en «rey de los griegos».

1881 – Congreso de Berlín: Grecia recupera Tesalia y la mayor parte del Epiro.

1882-1893 – Construcción del canal de Corinto.

1896 – Primeros Juegos Olímpicos de la era moderna.

1908 – Eleutherios Venizelos proclama la incorporación de Creta a Grecia.

1912-1913 – Guerras balcánicas. El ejército griego libera las regiones de Macedonia y Calcídica.

Después del asesinato de Ioannis Capo d’Istria las potencias de la Triple Alianza imponen la instauración de una monarquía absoluta y confían el trono a Otón I , un príncipe de Baviera que aún no había cumplido 18 años. La regencia quedó a cargo de un gabinete de ministros bávaros. Católico, casado más tarde con una católica opuesta a la ortodoxia, y rodeado de una corte germanófona, el nuevo monarca tuvo desde el primer momento numerosos puntos de fricción con sus súbditos. El 3 de septiembre de 1843 un golpe de estado le obligó a redactar una Constitución y a nombrar ministros griegos. A pesar de todo, como el rey seguía interviniendo en la vida política, la oposición liberal, apoyada en secreto por la Inglaterra descontenta con el acercamiento del monarca a Rusia, consiguió la destitución de Otón I tras un nuevo golpe de estado.

El 6 de junio de 1863 el príncipe Guillermo de Dinamarca (1845-1913), cuya candidatura al trono estaba apoyada por Inglaterra, aceptó la corona de Grecia. El 31 de octubre se convirtió en rey con el nombre de Jorge I . Por su parte, Inglaterra renunció a su protectorado de las islas Jónicas, que se incorporaron al territorio nacional griego. Con esta cesión quedaba claro que el papel de la nueva dinastía habría de ser armonizar la política griega con la que mantenía Gran Bretaña en la Europa oriental. Las presiones de una burguesía cada vez más influyente obligaron al rey a suscribir una Constitución más liberal en 1864 y a introducir el régimen parlamentario en 1875. La cuestión territorial seguía siendo el problema de mayor envergadura. Importantes territorios poblados por griegos seguían bajo la ocupación otomana. En 1866 el rey apoyó una sublevación de los cretenses contra el Imperio otomano, pero no obtuvo el respaldo de las grandes potencias y se vio obligado a dejar la isla en manos del sultán. En los primeros meses de la guerra ruso-turca de 1877-1878, Grecia invadió Tesalia, territorio que le fue restituido oficialmente en 1881 tras el Congreso de Berlín. En marzo de 1896, con la ayuda de voluntarios griegos, Creta se sublevó de nuevo contra el sultán. El gobierno griego ordenó un desembarco de tropas en la isla en febrero de 1897, al tiempo que el ejército dirigido por el príncipe heredero Constantino invadía Macedonia, donde fue vencido. La mediación de las grandes potencias condujo a la firma del Tratado de Constantinopla en el mes de diciembre; este último proclamó la autonomía de Creta bajo la autoridad del segundo hijo del rey, el príncipe Jorge.

El descontento se apoderó del pueblo griego, insatisfecho al ver que no se habían cumplido las expectativas de expansión territorial. Agudizado por la crisis balcánica, este sentimiento originaría un fuerte nacionalismo cuya primera manifestación fue la proclamación de la incorporación de Creta a Grecia (1908) por parte del cretense Eleutherios Venizelos (1864-1936). Un año después, tras una revuelta militar, el rey se vio obligado a nombrar presidente del gobierno a Venizelos. Este último se impuso como objetivo la reunificación de todos los territorios habitados por helenos y emprendió la reorganización de la administración, el ejército y la economía del país. En 1911 sometió a votación una nueva Constitución que daba mayores garantías a las libertades individuales. En 1912 fundó con Bulgaria, Serbia y Montenegro la Liga Balcánica, que declaró la guerra a Turquía el 18 de octubre. Grecia invadió Macedonia y, en noviembre, se apoderó de Salónica, donde el rey Jorge murió asesinado en marzo de 1913. La Conferencia de Londres, celebrada en mayo de 1913, puso fin a este primer conflicto, pero las discusiones sobre el reparto de Macedonia provocaron un segundo conflicto que, esta vez, enfrentó a Bulgaria con sus antiguos aliados. El Tratado de Bucarest, en agosto de 1913, sancionó la anexión del sur de Macedonia, del Epiro meridional y de la mayoría de las islas del mar Egeo a Grecia, así como su soberanía en Creta, pero concedió el norte de Macedonia a Serbia. Ese mismo año, la conferencia de Florencia concedió al nuevo estado albanés el norte del Epiro. Aunque modificada, la cuestión territorial seguía sin resolverse.


De una guerra a otra

1913 – Constantino I sucede a su padre.

1914-1918 – I Guerra Mundial. Aunque en principio Grecia se alinea con los Imperios centrales, cuando Venizelos accede de nuevo al poder se adhiere a la causa de los Aliados. En 1919 Tracia y Esmirna se incorporan a Grecia.

1917 – Abdicación de Constantino. Su segundo hijo, Alejandro I, accede al trono.

1919-1922 – Nuevo conflicto greco-turco: la Gran Catástrofe . A raíz de la derrota del ejército griego, 1,5 millones de griegos de Asia Menor se refugian en Europa.

1920 – Constantino regresa al trono tras un plebiscito.

1922 – Constantino abdica en su hijo mayor, Jorge II.

1923 – Tras el fracaso de las tropas griegas, el tratado de Lausana establece las nuevas fronteras griegas. Turquía recupera Esmirna, Italia recibe el Dodecaneso y Gran Bretaña, Chipre.

25 de marzo de 1924 – Proclamación de la República. El almirante Coundouriotis es elegido presidente.

1935 – Después de varios golpes de estado, se elige una nueva Asamblea de mayoría monárquica. La monarquía se restaura por plebiscito y Jorge II regresa al trono.

1936-1941 – Dictadura del general Metaxas.

1940-1941 – El 28 de octubre de 1940 las tropas italianas entran en Epiro. Grecia impide el paso de los ejércitos de Mussolini y les obliga a dirigirse hacia Albania.

1941-1944 – Ocupación alemana: importante resistencia griega.

Cuando estalló el primer conflicto mundial, el gobierno griego estaba dividido entre germanófilos, reunidos en torno al rey Constantino I (1868-1923), cuñado del emperador Guillermo II, y patriotas, seguidores de Venizelos. Éste propuso al rey que se alinease con los Aliados, pero el monarca le obligó a dimitir (marzo de 1915). Tras regresar al poder como consecuencia de las elecciones, Venizelos intentó un acercamiento secreto a los Aliados y el rey le obligó a dimitir de nuevo. El ejército tomó partido por el ministro y constituyó con él un gobierno republicano en Salónica (septiembre de 1916). El rey intentó crear un ejército partisano pero el general francés Sarrail decidió ocupar Salónica y exigió la abdicación del rey mientras Venizelos entraba en Atenas (junio de 1918). El nuevo rey, Alejandro I (1893-1920), confió el gobierno a Venizelos y, el 15 de septiembre, se incorporó al grupo de los Aliados. Los tratados de Neuilly (1919) y Sèvres (1920) concedieron a Grecia el este de Tracia y la administración de Esmirna en Asia Menor.

Aprovechando las veleidades imperialistas de Venizelos, Gran Bretaña le animó a declarar la guerra a la República de Turquía para conseguir la anexión total de la región de Esmirna. Este conflicto, muy impopular, provocó, inmediatamente después de la muerte del rey, el fracaso del ministro en las elecciones (noviembre de 1920), a las que siguió un plebiscito que devolvió el trono a Constantino I. Abandonada por sus antiguos aliados, Grecia no pudo hacer frente a Turquía por mucho tiempo. Los sucesivos fracasos militares provocaron la segunda abdicación (septiembre de 1922) de Constantino en favor de su hijo Jorge II (1890-1947) y dio lugar a la evacuación de Asia Menor, marcada por el trágico episodio de la emigración de los helenos establecidos en Asia y de los turcos asentados en Europa. El flujo masivo de población agravó aún más la situación económica, particularmente difícil. Dado que las elecciones habían devuelto el poder a los venizelistas, el rey prefirió abdicar a su vez (diciembre de 1923). La república se proclamó el 25 de marzo de 1924 y, tras ser confirmada por plebiscito, vivió numerosas crisis con varias tentativas de dictadura y gobiernos de la unión republicana. En julio de 1928 Venizelos encabezó de nuevo el gobierno hasta su dimisión en 1932. Los numerosos problemas internos acentuaron la divergencia política hacia la izquierda comunista. Así, en marzo de 1935 un nuevo golpe de estado, apoyado por el propio Venizelos, abolió la república. Poco después un plebiscito restableció la monarquía y repuso a Jorge II en el trono.

Éste enseguida constituyó un nuevo gobierno con el general Metaxas , que ejerció una dictadura de hecho hasta su muerte en 1941. Con la aprobación del rey, Metaxas abolió la Constitución, disolvió el Parlamento y adoptó una política profascista, a pesar de lo cual Grecia se sintió amenazada por la Italia mussoliniana cuando esta última se anexionó Albania. Cuando en octubre de 1940 Italia le solicitó que autorizase el paso de sus tropas, Grecia rechazó el ultimátum italiano y se alió con Inglaterra. Los italianos invadieron el territorio heleno y el ejército griego consiguió empujarlos hacia Albania. Las tropas alemanas acudieron en ayuda del ejército de Mussolini y el rey se refugió en Creta, ocupada por los británicos, y más tarde en El Cairo. Los italianos, alemanes y búlgaros se repartieron Grecia. Seguidas por una población cada vez más numerosa, varias organizaciones de resistentes, en particular el Frente Nacional de Liberación (EAM) claramente marxista, emprendieron una actividad de guerrillas contra los ocupantes. La ofensiva rusa en Rumania provocó que los alemanes abandonasen Grecia en octubre de 1944, después de que el rey constituyese un gobierno con Papandreu en el exilio y se comprometiese a no regresar hasta la celebración de un plebiscito.


De la guerra civil a la adhesión a Europa

1947-1949 – Guerra civil.

1952 – Grecia se incorpora a la OTAN.

1953-1963 – Gobiernos conservadores de Pagagos y de Constantino Karamanlis.

1967-1974 – Dictadura de los coroneles.

1974 – Referéndum de aprobación de la República.

1981 – Grecia se adhiere a la Comunidad Económica Europea, más tarde llamada Unión Europea.

2004 – Juegos Olímpicos de Atenas.

Coincidiendo con la evacuación de las tropas alemanas, el ejército británico desembarcó en El Pireo. Los ingleses empezaron a inquietarse por la influencia que estaba adquiriendo el EAM y pidieron en vano el desarme de su ejército de partisanos. Durante las elecciones de marzo de 1946, la abstención masiva de los republicanos determinó la victoria del partido monárquico, que se apresuró a proceder a un plebiscito favorable al regreso del rey. Este último murió poco después y le sucedió su hermano Pablo I (1901-1964). Aunque el Tratado de París, firmado en febrero de 1947, concedió a Grecia las islas del Dodecaneso, la situación interna del país era realmente crítica desde el momento en que los partidos de izquierda se negaban a apoyar a la monarquía. En diciembre de 1947 el general Marcos, con el apoyo de los soviéticos, constituyó un gobierno provisional de la Grecia Libre y se refugió en las montañas del norte, donde organizó un grupo de guerrilleros para luchar contra el gobierno monárquico. La guerra civil se prolongó hasta octubre de 1949 y terminó con la toma de los montes Ghrammos, centro principal de los insurgentes, gracias a la ayuda material de Estados Unidos.

Las elecciones que siguieron dieron la victoria a los partidos moderados, pero los gobiernos que se sucedieron hasta 1963 pertenecieron de hecho a las fuerzas de extrema derecha, que constituyeron un gobierno paralelo. Las leyes de excepción votadas durante la guerra civil permanecieron en vigor al no haber sido abolidas. Cuando las elecciones de 1963 dieron la victoria a los partidos democráticos, Georgios Papandreu (1888-1968) se encargó de formar gobierno, pero sus tomas de posición no fueron siempre favorables a las tesis norteamericanas y la extrema derecha griega vio amenazados sus privilegios. Poco tiempo después, mal aconsejado por sus asesores, el joven rey Constantino II (1940) se opuso al presidente del gobierno, que dimitió en julio de 1965. Este hecho provocó una crisis política interna durante la cual fracasaron todos los intentos de constituir un gobierno legal. Dado que la extrema derecha no consiguió en las elecciones de 1967 la mayoría que esperaba, una junta dirigida por varios coroneles ocupó el poder el 21 de abril de 1967 en nombre del rey.

Los coroneles, que no contaban con el respaldo de todo el ejército, instauraron un régimen basado en el terror. Tras ser sometidos a juicios sumarísimos, los opositores al régimen fueron encarcelados o deportados. Constantino II fracasó en su intento de destituir a los coroneles y abandonó Grecia el 13 de diciembre de 1967. Una nueva Constitución restringió las libertades individuales y concedió inmensos poderes al ejército. La hostilidad de la mayoría del pueblo se acrecentó y, a pesar de unas cuantas medidas destinadas a crear la ilusión de una cierta liberalización (destitución del rey y proclamación de la República en 1973), las manifestaciones de protesta aumentaron. Los coroneles respondieron proclamando la ley marcial y creando tribunales de excepción. Pero las diferencias en el seno de la junta y la crisis chipriota provocaron que los dirigentes del país recurrieran al líder de los partidos de derecha, Konstantinos Karamanlis , en julio de 1974.

Karamanlis abolió las instituciones de la dictadura y restableció la Constitución de 1952, con excepción de las disposiciones relativas a la monarquía. Se restablecieron las libertades fundamentales, se legalizaron los partidos políticos y los principales responsables de la dictadura fueron juzgados. El referéndum del 8 de diciembre de 1974 se pronunció a favor del régimen republicano y en junio de 1975 se promulgó una nueva Constitución.

Desde entonces, el regreso a la democracia, que se ha manifestado en la alternancia en el poder de los partidos de derecha (Nea Democratia) y de izquierda (PASOK, socialista), ha estado marcado por la adhesión de Grecia a la Comunidad Económica Europea en 1981. A pesar de todo, la vida política griega sigue dominada por las relaciones con sus vecinos, en particular con Turquía (oposición a su entrada en la Unión Europea) –aunque parece que la situación se está suavizando–, Macedonia (en 1992 se negó a reconocer con este nombre la existencia de la República procedente de la antigua Yugoslavia, que por su lado reclama una parte de la herencia greco-macedonia) y Albania.

Inicio página